Se encuentra usted aquí

Documentos Destacados

 

Aniversario de la Revolución Cubana      

 

 

 

Como todos los meses, el Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto elige un documento destacado para que la comunidad pueda interpretar la historia. En este caso será sobre el Triunfo de la Revolución Cubana el 1 de Enero de 1959.

Para ello hemos optado compartir con ustedes una carta fechada el 10 de enero de 1959 enviada por el Embajador argentino en Ecuador, Alfredo T. Racedo, al Ministro de Relaciones Exteriores y Culto, Carlos Alberto Florit, en la que informa las repercusiones en Ecuador “…de los acontecimientos producidos en Cuba…que culminaron con la huida de Batista”. Asimismo Racedo reproduce las declaraciones del Canciller de Ecuador, Carlos Tobar Zaldumbide, quien manifestaba en la misiva que “…el Gobierno del Ecuador no puede menos de saludar con júbilo la buena nueva que viene de Cuba.”

Para entender los hechos que desembocaron en la Revolución Cubana  hay que retrotraerse hasta el 26 de julio 1953, fecha en la que un joven abogado de nombre Fidel Castro, influenciado por la acción organizativa y filosófica de José Martí[i], decidió dar un mensaje a la dictadura de Batista a través de un ataque armado con el grupo denominado “Generación del Centenario” (en alusión al centenario del nacimiento de José Martí). Aquel hecho se conoció como el asalto al Cuartel Moncada en Santiago de Cuba y el cuartel Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo. La insurrección fracasó dejando una decena de muertos y a Fidel  Castro en prisión durante casi dos años. Luego vendría el juicio donde Castro, el acusado, llevaría adelante su propia defensa y lanzaría la histórica frase “la historia me absolverá”.

Habría que esperar a 1955 para que el dictador Batista le brindara la amnistía a Castro y a otros miembros de aquel grupo insurgente que, a partir de esa fecha, tomaría el carácter de clandestino para reagruparse y delinear los puntos estratégicos para comandar una revolución armada, destinada a liberar la Patria de Martí de la dictadura de Batista y del poder de intervención de los Estados Unidos. El lugar elegido para ese armado estratégico fue México, donde Castro junto con otros revolucionarios comenzaron a idear el regreso a Cuba.

El 25 de noviembre de 1956 el yate Granma zarpó de Tuxpan, estado de Veracruz, con una tripulación a bordo de 82 guerrilleros del Movimiento 26 de Julio (M26), entre los que se encontraban Fidel Castro, Juan Manuel Márquez, Fausto Obdulio González, Raúl Castro, Juan Almeida Bosque, Camilo Cienfuegos y el argentino Ernesto Che Guevara.

Luego de jornadas tormentosas en altamar, el 2 de diciembre de aquel 1956 el Granma encalló en los manglares, Playa Las Coloradas. En suelo cubano debían ser apoyados desde la ciudad de Santiago de Cuba por un alzamiento popular organizado por Frank País, popular dirigente urbano del M26, hecho que nunca pudo concretarse debido al retraso de la llegada del barco (debía llegar el 30 de noviembre). Ni bien arribaron, sufrieron una seria derrota en Alegría de Pío y sólo  20 hombres pudieron internarse en la Sierra Maestra, una zona de difícil acceso en el Oriente cubano, donde lograron instalarse.

En 1957, tras el asesinato de Frank Pais, una huelga general tuvo epicentro en la ciudad de Santiago. Según relata Ernesto “Che” Guevara, esta huelga “… sirvió para que nos diésemos cuenta que era necesario incorporar a la lucha por la liberación de Cuba al factor social de los trabajadores, quienes inmediatamente comenzaron las labores clandestinas en los centros obreros para preparar una huelga general que ayudara al Ejército Rebelde a conquistar el poder”.

A principios de 1958, el Ejército Rebelde continuaba creciendo en número gracias a las incorporaciones de trabajadores y campesinos, como así también lograba un fortalecimiento logístico y de propaganda gracias a Radio Rebelde, frecuencia clandestina utilizada por el M26 desde Sierra Maestra para captar la atención del pueblo cubano a través de los puntos centrales de la Revolución para liberar la isla.

Finalmente, el 1° de enero de 1959 las fuerzas del Ejército Rebelde encabezadas por Fidel Castro ingresaron victoriosas en Santiago de Cuba y el Presidente de Facto Fulgencio Batista tuvo que huir del país, luego de haber liderado por siete años una dictadura.

El 8 de enero, una semana después de la entrada triunfal en Santiago, el Comandante Fidel Castro ingresó en La Habana consolidando así la victoria sobre la dictadura de Batista, lo que posibilitó la construcción de un proceso revolucionario que llega hasta nuestros días.

 

 

 

[i] José Martí (1853- 1895) fue un político, pensador, escritor y periodista cubano, creador del Partido Revolucionario Cubano y organizador de la Guerra de la Independencia Cubana. Se desempeñó como cónsul argentino en Nueva York desde 1890 hasta 1891. En el fondo documental del Archivo de Cancillería contamos material que documenta su gestión en el mencionado cargo.

 


Para ver el documento completo haga click > AQUÍ.