Derechos Humanos y valores de nuestra sociedad

Valores como la libertad, la democracia, los derechos humanos, la solidaridad, el multiculturalismo, la libertad de cultos, la igualdad de género, entre otros que hoy son parte de nuestra realidad, son reforzados y protegidos a través de la acción internacional del Estado.

Estos valores son al mismo tiempo guía, objetivo y herramienta de nuestra política exterior, porque orientan la acción exterior del gobierno, porque se busca reforzarlos y garantizar el goce de esos valores para nuestra sociedad, y porque contribuyen al prestigio de la Argentina en el exterior, mejorando su capacidad de influir en los asuntos internacionales.

La Argentina es uno de los países con más altos estándares en derechos humanos. La Constitución Nacional, en su artículo 75, inciso 22 otorga jerarquía constitucional a los instrumentos internacionales más importantes en materia de derechos humanos, los que prevalecen sobre las leyes internas y otros tratados. A pesar de que los estándares establecidos en derechos humanos en la Argentina superen largamente las exigencias del sistema internacional, el país ha decidido que es bueno para sus ciudadanos asegurarles todas las jurisdicciones disponibles para sus derechos humanos.

La diversidad y la multiculturalidad son características muy marcadas de nuestra sociedad, y son un motivo de orgullo para los argentinos. Una de sus manifestaciones es la libertad religiosa. La libertad de expresión y de culto son derechos humanos fundamentales, inseparables el uno del otro y desde la perspectiva argentina centrales a la condición humana como tal.

Por otra parte, la dignidad del hombre y la solidaridad son valores que se busca resguardar con la aplicación del derecho internacional humanitario. Nuestro país mantiene un fuerte compromiso en relación con el cumplimiento y difusión de este cuerpo de normas internacionales que aspira a limitar los efectos de los conflictos armados.

La igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres constituyen una política de estado en la Argentina. Como reflejo de ello, la búsqueda activa por la equidad de género también forma parte de nuestra política exterior. Así como la igualdad de géneros contribuye al desarrollo dentro de nuestras fronteras, también ayuda a crear mejores condiciones en las relaciones entre los países, por tal motivo, es un valor que hay que transmitir y promover en las relaciones internacionales.

El país adoptó un perfil muy definido de condena a la violencia y defensa de la democracia y de los derechos humanos, especialmente a nivel regional, que lo convierte en un referente de otros países, organismos internacionales y organismos no gubernamentales al momento de buscar un socio confiable en cualquier agenda de promoción y protección de la democracia o de los derechos humanos.

En la práctica de la política exterior, la historia, la experiencia y la voz de la Argentina en temas de democracia, libertades individuales, derechos humanos, libertad religiosa, entre otros temas vinculados a nuestros valores, han demostrado ser instrumentos muy valiosos para incentivar la cooperación y promover valores de manera no intervencionista.

Contenidos relacionados