Seguridad Internacional

Para la Argentina, como parte del sistema internacional, existen riesgos motivados por eventos que ocurren fuera de sus fronteras, tales como el terrorismo, el narcotráfico, el ciberdelito, la trata de personas o la proliferación de armas de destrucción masiva. La política exterior es una herramienta para reducir esos riesgos y esas amenazas y garantizar la seguridad de los argentinos.

El interés argentino es avanzar en los ámbitos bilateral, regional y multilateral para mejorar la seguridad de sus ciudadanos a través del incremento de la cooperación frente a estas amenazas y del conocimiento de las experiencias de otros países para desarrollar herramientas de seguridad apropiadas.

En primer lugar, la cooperación con autoridades políticas y de seguridad de los países limítrofes es fundamental para crear un marco adecuado para la desarticulación de organizaciones criminales con vínculos locales y transnacionales. Amenazas como el terrorismo, el narcotráfico, el ciberdelito o la trata de personas requieren una profunda cooperación y coordinación con las autoridades de los países con los cuales tenemos miles de kilómetros de frontera en común.

La República Argentina también se encuentra plenamente comprometida en la lucha contra la corrupción, que constituye uno de los pilares del actual gobierno y un objetivo de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

A nivel regional y multilateral la Argentina tiene una activa participación en foros que facilitan la cooperación en estos temas, principalmente en la Organización de Estados Americanos y las Naciones Unidas.

Uno de los objetivos tradicionales de la política exterior argentina ha sido avanzar hacia un mundo más seguro, reduciendo los riesgos de la proliferación de armas de destrucción masiva (nucleares, químicas, biológicas) y de sus sistemas vectores (misiles) así como de armas convencionales. Esto se ha visto reflejado también en claras políticas activas en materia de desarme nuclear y fortalecimiento de los instrumentos globales, regionales, sub regionales y nacionales para el control de armamento convencional.

La Argentina es miembro de todos los instrumentos internacionales que prohíben las armas de destrucción masiva y trabaja activamente para mejorar y fortalecer los estándares para evitar su proliferación. Nuestro país es reconocido como un país confiable y con alta capacidad tecnológica, lo que nos coloca en una posición de privilegio al momento de liderar iniciativas para fortalecer los controles globales de las transferencias de tecnología sensible.

Sanciones de la ONU

Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas

Contenidos relacionados