Los países Iberoamericanos reiteraron su llamado a la reanudación de las negociaciones entre Reino Unido y Argentina para resolver la disputa de soberanía sobre Malvinas

Durante la XXVII Cumbre Iberoamericana, los países del foro renovaron -una vez más- a través de un Comunicado Especial sobre la Cuestión de las Islas Malvinas, su llamado a la reanudación de las negociaciones entre la Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte para encontrar una pronta solución a la disputa de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, en el marco de las resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas, de la Organización de los Estados Americanos y de las disposiciones y objetivos de la Carta de las Naciones Unidas, incluyendo el principio de integridad territorial.

En relación con las acciones unilaterales de exploración y explotación de recursos renovables y no renovables que el Reino Unido ha venido llevando adelante en el área en disputa, las Jefas y los Jefes de Estado y de Gobierno de los países iberoamericanos recordaron los llamamientos de la comunidad internacional de abstenerse a adoptar decisiones que entrañen modificaciones unilaterales en la situación de las Islas Malvinas, de conformidad con las resoluciones de las Naciones Unidas. 

Además, señalaron en la Cumbre que tuvo lugar el 21 de abril pasado, que el refuerzo de la presencia militar en el área en disputa resulta incompatible con la política de apego a la búsqueda de una solución por la vía pacífica de la controversia territorial entre los gobiernos de la República Argentina y el Reino Unido.

En ese sentido, destacaron las sucesivas resoluciones de las Naciones Unidas que instan al Secretario General a llevar adelante gestiones de buenos oficios, a fin de que se reanuden las negociaciones bilaterales para encontrar a la mayor brevedad posible una solución pacífica a la disputa de soberanía. Asimismo, destacaron la permanente actitud constructiva y disposición del Gobierno argentino para alcanzar por la vía de las negociaciones una solución definitiva a esta especial y particular situación colonial, tal como es definida por las Naciones Unidas.

Las menciones en este Comunicado Especial referidas a las acciones unilaterales de exploración y explotación de los recursos renovables y no renovables por parte del Reino Unido, así como también el señalamiento al aumento de la presencia militar en esa área son cuestiones sobre las que ya se había manifestado la Cumbre Iberoamericana en Veracruz, México, en 2014, en Panamá, en 2013, en Cádiz, en 2012, y en Paraguay, en 2011, recuperando este año renovado impulso.

Durante la Cumbre el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, y el Canciller, Felipe Solá, agradecieron el apoyo de los gobiernos iberoamericanos en la Cuestión Malvinas y reiteraron la vocación de diálogo de la Argentina para reanudar, a la brevedad posible, las negociaciones sobre soberanía con el Reino Unido.

El Secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Daniel Filmus, destacó “el permanente apoyo de los países iberoamericanos a la necesidad de que el Reino Unido retome el diálogo con Argentina para dar cumplimiento con el deber impuesto por el Derecho Internacional de resolver pacíficamente la disputa de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur, los espacios marítimos circundantes para poner fin a una situación colonial, anacrónica en el Siglo XXI.”

Filmus subrayó la importancia de que las Jefas y los Jefes de Estado y de Gobierno de los países iberoamericanos hayan recordado -en relación con las acciones unilaterales de exploración y explotación de recursos renovables y no renovables que el Reino Unido ha venido llevando adelante- “el llamamiento de la comunidad internacional a abstenerse de adoptar decisiones que entrañen modificaciones unilaterales en la situación de las Islas Malvinas, de conformidad con lo establecido por las Naciones Unidas". Así como el señalamiento por parte de este foro respecto de que “el refuerzo de la presencia militar en el área de disputa, no sólo vulnera lo establecido por las Naciones Unidas, sino que además resulta incompatible con la política de apego a la búsqueda de una solución pacífica de la controversia territorial entre los gobiernos de la Argentina y el Reino Unido”.

 

Galería: 

Contenidos relacionados