Hacia un modelo de asistencia humanitaria y gestión del riesgo de desastres más interconectado, eficaz e inclusivo

2017 fue un año de avance hacia un modelo de asistencia humanitaria y gestión del riesgo de desastres más dinámico, en línea con una mayor apertura al mundo, que creó nuevas capacidades y nuevos vínculos con la sociedad civil y la comunidad internacional.

En un mundo cada vez más interdependiente, la asistencia humanitaria constituye un instrumento fundamental de política exterior que permite a nuestro país estar presente ante emergencias y desastres socio-naturales. Estas acciones confirman la solidaridad y el compromiso del pueblo argentino con la comunidad internacional.

En este marco, en 2017 se realizaron misiones humanitarias y envío de suministros a Bolivia, Paraguay, Chile, Perú, Haití, Mozambique, México y Dominica.

Los eventos desastrosos acaecidos en nuestra región demostraron una vez más que a pesar de la preparación, seguimos siendo vulnerables a los riesgos de desastres y que nos necesitamos los unos a los otros. En tal sentido, la Comisión Cascos Blancos suscribió un acuerdo con el gobierno de Panamá, con el objeto de reforzar el intercambio y la colaboración en materia de asistencia humanitaria internacional y la reducción del riesgo de desastres. Este acuerdo prevé, además, la participación de Cascos Blancos como asesor y experto especializado en el Centro Logístico Regional de Asistencia Humanitaria de Panamá, el primer “Hub Humanitario” de América.

A fin de optimizar la respuesta humanitaria ante emergencias, a través del Programa Mundial de Alimentos también se amplió la red de depósitos internacionales a seis países, con presencia en cuatro continentes.

A lo largo del año pasado, la Argentina, continuó consolidando su liderazgo en la región, a través de la participación activa en los foros y organismos internacionales. A modo de ejemplo, la OEA designó al Fondo Especial Cascos Blancos como “Fondo Humanitario”, lo cual permitirá un eficaz aprovechamiento y optimización de los recursos de la Cancillería argentina, al declararlo exento de los costos indirectos y de otros requisitos de reembolso. Por su parte, en el ámbito de MERCOSUR,  también se adoptó una Declaración de apoyo a la Comisión, que la destaca como uno de los mecanismos valiosos para la gestión integral de riesgos de desastres y de asistencia humanitaria en la región.

En línea con el impulso para procurar una inserción inteligente en el mundo, Argentina, a través de Cascos Blancos, asumió la Vicepresidencia II del Grupo Asesor Internacional de Operaciones de Búsqueda y Rescate para las Américas (INSARAG) durante 2017, para asumir la Vicepresidencia I en 2018 y la Presidencia en 2019.

Cabe señalar que actualmente, la Comisión no solamente presta asistencia en el exterior sino que también es llamada a colaborar con otras áreas del Estado, a fin de mejorar la calidad de vida de los argentinos que más lo necesitan. Es así que, durante 2017, se realizaron acciones en territorio nacional, tras las severas inundaciones en Corrientes y Comodoro Rivadavia, así como también en las provincias de Salta, Jujuy y Misiones.

Asimismo, a fin de hacer frente a los desastres socio-naturales, resulta fundamental comprender sus causas y efectos, así como también mejorar la capacidad de preparación y resiliencia a todo nivel. A lo largo de 2017, Cascos Blancos en tanto punto focal internacional de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR) continuó su tarea de sensibilización como co-coordinador de la campaña “Ciudades Resilientes”.

Con miras a la inclusión de la comunidad en todos los procesos, con un verdadero protagonismo de las organizaciones de la sociedad civil y la organización de los cuerpos locales de voluntarios, en 2017, entre otras iniciativas, la Comisión desarrolló el programa “Aprender Jugando con Cascos Blancos”, cuyo objetivo es fortalecer las capacidades de los niños en materia de reducción del riesgo de desastres. Por otra parte, por medio del convenio firmado con la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) se busca fomentar valores a través del deporte como una herramienta que integra, previene adicciones, lucha contra la xenofobia y fortalece el relacionamiento entre los jóvenes.

Se destaca también el rol de las alianzas público-privadas. A través de iniciativas con el Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sostenible (CEADS), la Fundación OSDE y las Sociedades Médicas argentinas, entre otros, se busca combinar el espíritu emprendedor y la experiencia, creando alianzas con el sector privado para potenciar el alcance de las acciones humanitarias.

De esta forma, las misiones humanitarias internacionales, las acciones en territorio nacional, la firma de 26 convenios con Estados y organizaciones humanitarias reconocidas, la participación activa en los foros y organismos internacionales, así como las demás acciones realizadas en 2017, dan cuenta de un sólido avance hacia un modelo de asistencia humanitaria y gestión del riesgo de desastres más interconectado, eficaz e inclusivo, en línea con una mayor apertura al mundo y hacia la sociedad civil.