Construyendo lazos con la Alianza del Pacífico

Argentina participó por primera vez como Estado observador en la última Cumbre de la Alianza del Pacífico. De esa manera, y desde el MERCOSUR, el país se propone alcanzar un mayor relacionamiento comercial y de inversiones con Chile, Colombia, México y Perú.

A fines de junio pasado, en el marco de la XI Cumbre de la Alianza del Pacífico realizada en la ciudad de Puerto Varas, Chile, la Argentina participó por primera vez como Estado observador a través de una delegación de altas autoridades encabezada por el presidente Mauricio Macri, quien fue invitado especialmente a disertar durante la III Cumbre Empresarial de la Alianza. 

En su presentación, el presidente Macri resaltó el enorme futuro que tiene la región y expresó que con mayor institucionalidad y reglas claras habrá más inversión y empleo para garantizar la igualdad de oportunidades y reducir la pobreza.  En este contexto, destacó las oportunidades de inversión que presenta la Argentina y dio la bienvenida a los empresarios que desean desarrollar negocios en el país. De igual manera, el presidente subrayó la necesidad de potenciar el intercambio y apoyar la integración con el MERCOSUR.

Precisamente, la Argentina procura desde dicho bloque alcanzar un mayor relacionamiento con los países de la Alianza del Pacífico con el objetivo de mejorar la inserción internacional del país, incrementar el comercio exterior y atraer nuevas inversiones productivas, proyectándose hacia el mundo y, particularmente, hacia la dinámica región de Asia Pacífico. Por ese motivo, el país solicitó este año su participación en la Alianza como Estado observador, lo cual fue aceptado inmediatamente por su Consejo de Ministros.

A su vez, la canciller Susana Malcorra fue invitada a participar en el I Encuentro Ministerial de la Alianza del Pacífico y sus Estados Observadores en el bloque de la “Internacionalización de las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMES)”, el sector de la economía que genera mayor cantidad de empleos y que requiere un apoyo especial para integrarse a las cadenas regionales y globales de valor.

La Alianza del Pacífico, conformada por Chile, Colombia, México y Perú, es un mecanismo de integración regional que tiene entre sus objetivos avanzar hacia la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas. Este mecanismo, que ha concitado la atención de varios estados, cuenta con 49 países observadores y se posiciona como un espacio de promoción de libre comercio y atracción de inversiones externas. La presencia argentina en la reciente reunión Cumbre de Chile fue muy bien recibida y destacada por los mandatarios de la Alianza del Pacífico, con quienes el presidente Macri mantuvo un positivo encuentro.

La participación del país en calidad de Estado observador es, en realidad, la extensión natural de relaciones económicas que cuentan ya con una larga historia. Cabe recordar que todos los estados miembros del MERCOSUR y los integrantes de la Alianza del Pacífico forman parte, desde 1980, de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI). Esta última ha servido de marco jurídico para el desarrollo de un proceso destacado de integración económica y comercial regional, dentro del cual los denominados Acuerdos de Complementación Económica (ACE) han jugado un papel clave.

En cuanto a los avances en la relación entre el MERCOSUR y la Alianza del Pacífico, es propicio mencionar que se ha iniciado un diálogo institucional que incluye el trabajo conjunto en varias temáticas, como en materia de ventanillas únicas de comercio exterior; cooperación aduanera; promoción comercial; PyMES; acumulación de origen y movimiento de personas, entre otras.

La convergencia entre el MERCOSUR y la Alianza del Pacífico va en línea con la renovada visión argentina que apunta a mantener relaciones comerciales fluidas a escala global. En el caso de las relaciones con la Alianza del Pacífico, y tal cual lo señaló el presidente Macri, el acercamiento de la Argentina solo puede darse “desde el MERCOSUR”.