PALABRAS DEL CANCILLER JORGE FAURIE

La reciente presencia de la delegación argentina en Nueva York, encabezada por el Presidente Mauricio Macri, en el marco de la 73° Asamblea General de la ONU, tuvo este año una significación suplementaria. Ésta revistió una importancia que va más allá del recinto de debate de las Naciones Unidas, y que tiene que ver con la voluntad que tenemos hoy los argentinos de contarle al mundo el camino que emprendimos y las medidas que estamos tomando en la búsqueda de soluciones duraderas a nuestras dificultades.

Creo que uno de los objetivos fundamentales de esta misión fue transmitir, en los distintos foros en los que participó la Argentina, la expectativa que tiene nuestro Gobierno de retomar muy pronto la senda de crecimiento.

Cabe destacar que no son pocos los apoyos internacionales que cosechamos y seguimos cosechando. El mundo nos ha renovado su voto de confianza, y el sector externo apoya la realizacion de las reformas estructurales que estamos llevando a cabo en materia económica.

En Nueva York, participamos además de reuniones de gran trascendencia para el presente y futuro de nuestro continente y nuestra región sudamericana, como lo es la situación en Venezuela. Por un lado, la crisis migratoria provocada por el éxodo masivo de venezolanos a los países vecinos. Pero también, nuestro alerta a la Corte Penal Internacional sobre las graves denuncias de violaciones a los derechos humanos que estaría ejerciendo el régimen gobernante sobre sus ciudadanos.    

Como Canciller, participé además de reuniones con mis colegas de Iberoamérica y de la CELAC, y desde nuestro bloque del MERCOSUR avanzamos  en materia de negociaciones con Singapur y la Unión Europea. 

Los invito a leer detalles de esta misión, y de otras acciones desarrolladas a lo largo de septiembre desde nuestra Cancillería.